Ir direto para menu de acessibilidade.
Início do conteúdo da página

Encerrado concurso de redação no CCBRD

Em 30 de agosto de 2013, foi realizada a solenidade de entrega do prêmio do concurso "O Português como Língua de Comunicação Intercontinental", organizado pelo Centro Cultural Brasil-República Dominicana (CCBRD).

Os alunos puderam entregar suas monografias até o dia 13 de julho. No dia 9 de junho, o jornal "Listín Diário", o maior da República Dominicana, publicou entrevista com o Diretor do CCBRD, Gregório Rivas, na qual foi salientada a importância do concurso para dar relevo tanto ao papel da língua portuguesa e da cultura brasileira quanto ao efeito dinamizador da expansão do número de falantes de português na América do Sul, África, Ilhas do Atlântico e Ásia, bem como no contexto da integração dos povos da América do Sul e Caribe.

Após a entrega do prêmio à vencedora, Irmarelis Ortiz Vásquez, o Embaixador José Marcus Vinicius de Sousa fez um pronunciamento sobre o alcance e a projeção da língua portuguesa. Em seguida, alunos do centro apresentaram peça de teatro e show de capoeira. Houve também apresentação coreográfica e degustação da culinária brasileira.

CCBRD

Leia, na íntegra, a redação vencedora, em espanhol:

El portugués como lengua de comunicación intercontinental

“El portugués se habla en Brasil y en Portugal”, “Se habla en Brasil y en algunas Islas del Caribe”, “La lengua portuguesa se habla en Brasil y creo que en Suiza”, “Tengo entendido que se habla en Brasil”, “No sé realmente en que países se habla el portugués”, “Se habla en Portugal, Brasil, San Tomás y en algunas partes de África, pero no sé el nombre de los países”. Cuando se hace referencia a la lengua portuguesa comúnmente las personas lo asocian con Portugal, país perteneciente al Continente Europeo y a Brasil, país que forma parte de América del Sur. Pero, ¿cuál fue su origen?, ¿en cuántos países es el portugués la lengua oficial?, ¿en qué continentes se habla?, ¿cuáles son las características de estos espacios geográficos?, ¿qué lugar ocupa la lengua portuguesa entre los idiomas del mundo?, ¿cuáles son las proyecciones en cuanto al número de hablantes?, ¿cuánto conocimiento tenemos como latinoamericanos de la diversidad de países que abarca este bello idioma?. Estas son algunas de las preguntas que nos guiarán a descubrir un fascinante espectro multicultural, unido por un solo elemento, una piedra angular, una luz fulgurante, un legado colosal, la lengua portuguesa. Identidad de pueblos, identidad de individuos, identidad intercontinental. Las citas presentadas al principio de este texto, forman parte de un pequeño sondeo investigativo realizado para la realización de este escrito.

“Última flor do Lácio, inculta e bela”, así se expresó el poeta brasilero Olavo Bilac en el primer verso de su poema a la lengua portuguesa. Según Bechara (2010), el poeta hace referencia al origen de la lengua portuguesa, proveniente del latín, el cual era un modesto dialecto de pastores que fundaron Roma y que vivían en la pequeña región de Lácio. El idioma portugués, se deriva del latin vulgar, por lo que se considera una lengua neolatina. El génesis de su desarrollo se remonta al año 218 d.C. cuando los romanos invadieron la Península Ibérica. Estos invasores hablaban el latín vulgar, transformando así la realidad lingüística de la región (Trindade, 2002). Otra influencia ocurre ante la llegada de los germánicos en el año 409 d.C., llamados también pueblos bárbaros, tiempo en el cual se aislaron las comunidades, permitiendo que el latín popular se desarrollara de diversas maneras, originándose lo que posteriormente sería, el castellano, el gallego-portugués y el catalán. A pesar de que en el año 711d.C. la lengua árabe se convirtión en el idioma administrativo, las personas continuaron hablando en los dialectos romances y el intento de asimilación de esta otra lengua por parte del opresor, fracasó. Con el Rey Alfonso Henriquez, Portugal obtiene su independencia, lo que permite el desarrollo de un latín distinto al de la región que hoy se conoce como España. En el año 1290 d.C., el rey Diniz oficializa el portugués y se establece como el principal vehículo de comunicación. Además, crea la primera Universidad en Lisboa (Bechara, 2010). ¿Cuándo se evidencian las huellas del lenguaje escrito del portugués? En cuanto a evidencia escrita, la lengua portuguesa, comenzó a ser usada en documentos cerca del siglo IX. En el siglo XV ya era una lengua con una rica literatura. Dentro de la historia literaria se destaca el poeta Luis de Camões, con su poema épico Los Lusíadas. El transcurso histórico, cultural, político, social, literario y geográfico de la lengua portuguesa es impresionante, lo cual se expresa de manera contundente en la siguiente expresión: “vigorosa língua, que no decurso dos cinco séculos tem resistido, mais ou menos, ao embate de outras, e servido para exprimir as crenças, as paixões, as ideias das mais desencontradas nações da terra!” (Bechara, 2010).

Según María Cristina de Assis, entre los siglos XIV y XVI, con los descubrimientos portugueses, la lengua portuguesa se extendió por muchas regiones de Asia, África y América, lo cual explica el comienzo de su expansión intercontinental. Desde finales del siglo XVI hasta el siglo XIX, además de ser utilizada en Brasil, era una lengua de comunicación generalizada en el litoral africano y lengua franca en los puertos de la India y del sudeste asiático (Mira, 2008). Actualmente se habla de manera oficial en cuatro continentes del Planeta Tierra: Europa, América del Sur, África y Asia. ¿En África y en Asia?, se preguntarían muchas personas, sorprendiéndose aún más con el dato, de que según la CPLP (Comunidad de Países de Lengua Portuguesa), de los ocho estados miembros, cuya lengua oficial es el portugués, cinco pertenecen al Continente Africano: Angola, Cabo Verde, Guinea Bissau, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe. Los tres países restantes pertenecen a América del Sur: Brasil; Europa: Portugal y en Asia: Timor Oriental.
¿Pero, por qué asociamos la lengua portuguesa a dos países?, ¿A dos continentes? La lengua portuguesa es más que un idioma hablado en dos países del mundo, es una lengua de comunicación intercontinental. Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra intercontinental significa: “que llega de un continente a otro”. Ciertamente este concepto aplica a la lengua portuguesa, porque no es un idioma que se limita a un continente, a una cultura, a un espacio geográfico, a un clima, a una raza; hablado principalmente en el hemisferio sur, el portugués es el idioma oficial en países distribuidos en cuatro continentes y cuya huella se observa también alrededor de todo el mundo. Intercontinental, porque se habla en realidades tan diversas como Brasil, el quinto país más grande el mundo en cuanto a superficie, así como en el pequeño archipiélago de Santo Tomé y Príncipe, el estado más pequeño en área, de África (CPLP, 2010). Intercontinental porque el portugués ha dejado su estela en otras lenguas a través del mundo. Intercontinental, porque su léxico ha sido enriquecido con palabras indígenas, africanas, italianas, inglesas, francesas, japonesas, castellanas, entre otras lenguas (Sartini, 2013).

El aspecto intercontinental, heterogéneo, enriquecedor de la lengua portuguesa es reconocido por la CPLP. La Comunidad de Países de Lengua Portuguesa es más que una agrupación de países que comparten un idioma. Entre sus objetivos se encuentra el reforzar los lazos humanos, de solidaridad y fraternidad entre los pueblos que tienen en común la lengua portuguesa (Consejo de Ministros de la CPLP, 2008). Según se desprende de este encuentro, uno de los requisitos principales de los miembros es la promoción de prácticas democráticas, la buena gobernanza, el respeto a los derechos humanos y la justicia social. Dentro de la CPLP, existen los observadores asociados, que permite eventualmente el ingreso de estados o regiones que pertenecen a estados terceros a la CPLP. Entre estos se encuentran: Guinea Ecuatorial, Senegal y la Isla de Mauricio. Entre los estatutos de la CPLP, también se menciona a los observadores consultivos, los cuales pueden ser organizaciones públicas o privadas autónomas, que ofrecen asesoramiento y comparten los principios rectores de la CPLP.

¿Sólo hay hablantes de lengua portuguesa en los ocho países miembros de la CPLP? Existen pequeñas y grandes comunidades de lengua portuguesa distribuidas en diversos espacios geo-culturales alrededor del mundo, que no son necesariamente estados miembros u observadores de la CPLP. Podemos encontrar hablantes de esta espléndida lengua en: Alemania, Francia, Suiza, Bélgica, Luxemburgo, Andorra, España, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Uruguay, Paraguay, Surinam, Guyana, El Congo, Argentina, Bermudas, Bolivia, Colombia, Perú, Venezuela, entre otros. El idioma portugués es la séptima lengua más hablada del mundo, el tercer idioma más hablado en el hemisferio occidental y el más hablado entre los países situados en el hemisferio sur. Además, fuera de la comunidad de los países miembros de la CPLP existe una fuerte comunidad de descendientes de colonizadores portugueses en Goa, India y en Macao, China, ambas regiones localizadas en el Continente Asiático (Rede ePORTUGÊSe OMS, 2013). Según Antonio Carlos Sartini, director del Museo de la Lengua Portuguesa en Brasil, actualmente ésta es hablada por alrededor de 240 millones de personas en todo el mundo. De acuerdo a proyecciones basadas en la evaluación demográfica de los ocho estados que tienen el idioma como lengua oficial, deberá totalizar 335 millones de habitantes en el año 2050. Según la UNESCO, el portugués y el español, son los idiomas de más crecimiento en Europa Occidental y tienen el más alto potencial como lengua de comunicación internacional en Suráfrica y Suramérica. Algunos países como Francia, Luxemburgo y Alemania tienen el portugués integrado a su sistema curricular como lengua alternativa (TVi24, 2008). El hecho de que la lengua portuguesa abarque varios continentes, supone diferencias, lo cual es señalado por Bechara, (2010): “en tan grande extensión territorial no puede esperarse que exista uniformidad idiomática”. Es por esto que hay diversos organismos internacionales que en el año 1990 estuvieron de acuerdo en firmar el Acuerdo Ortográfico de la Lengua Portuguesa para tener un guía unificadora del idioma en los países miembros de la CPLP. Organismos como la Academia de las Ciencias de Lisboa y la Academia Brasileña de Letras iniciaron las negociaciones para este acuerdo y además promueven la identidad y la diversidad cultural de la lengua portuguesa (Acuerdo Ortográfico, 1990).
Es impresionante el desconocimiento sobre los datos señalados anteriormente. Realicé un sondeo investigativo entre jóvenes universitarios de dos países caribeños, Puerto Rico y República Dominicana, ambas islas forman parte de las Antillas Mayores. Primeramente, le pedí a varios jóvenes puertorriqueños que me contestaran en qué países del mundo se habla el idioma portugués. La mayoría de ellos, mencionó a Brasil y a Portugal. Una persona mencionó que se habla en algunas islas del Caribe y sólo una persona indicó que se habla en algunas partes de África, pero que no conocía el nombre específico de los países. Hice la misma encuesta entre jóvenes universitarios dominicanos. Las contestaciones fueron similares, mencionaron a Portugal y Brasil, una persona expresó que se habla en Suiza y otra persona indicó que no sabía en qué países se habla el idioma portugués. Incluso, algunas personas, en ambos sondeos, sólo mencionaron a Brasil, probablemente como referencia mayor al ser un país latinoamericano y/o por ser el país donde más personas hablan esta lengua. En mi caso, me di a la tarea de buscar por mi cuenta los países de habla portuguesa desde que comencé a estudiar portugués el año pasado. Antes de eso, siempre lo asociaba con Portugal y Brasil. Estudiar una lengua no debe ser un ejercicio limitante de conocer sus normas, parámetros, gramática y ortografía, sino escudriñar cómo ese idioma surgió y como ha impactado a diversas culturas alrededor del mundo, con sus particularidades en cada región. Tal como dijo Séneca: “Estudia no para saber algo más, sino para saber algo mejor”.

La realidad de este sondeo entre personas de Puerto Rico y República Dominicana, es un microcosmos de la realidad general en cuanto a la ignorancia que existe respecto a la dimensión geo-cultural del idioma portugués. Ignorancia, porque es falta de conocimiento, es enajenamiento de la realidad sobre algo. Cabe señalar que cuando los participantes encuestados ya habían dado sus respuestas, les mostré los países en los cuales la lengua portuguesa es el idioma oficial, y la diversidad de continentes donde estos se ubican. Las respuestas a estos datos fueron de gran sorpresa y agradecimiento por la información provista.

Si bien es cierto que los sistemas de educación constantemente fallan en educar al individuo sobre asuntos concernientes a otras lenguas y culturas, debemos entender que como individuos tenemos un mundo lleno de posibilidades que se ha abierto gracias a la globalización y que no hay excusas para conocer sobre otras lenguas y culturas. Tal como dijo el Padre Tomás Morales: “El fin de la educación es enseñar al hombre a educarse a sí mismo cuando los demás hayan acabado de educarlo”. Por otra parte, los sistemas educativos deben ser más amplios en sus contenidos socio-culturales, permitiendo a los estudiantes la posibilidad de transportarse a través del conocimiento a otras realidades lingüísticas y culturales de manera dinámica y creativa. “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo” (B. Franklin).

Una política de difusión es imprescindible como común acuerdo entre la diversidad de países de habla portuguesa, una política que refuerce la enseñanza no tan sólo en los países donde su uso es oficial, sino en todo el mundo. Mientras más conocemos nuestra lengua, más nos conocemos a nosotros mismos y al entorno al cual pertenecemos. Si conocemos más de una lengua, nuestro mundo se diversifica, se expande, crece. Una política que unifique, que instaure puentes, brinde conocimientos y haga relucir a la primosora, dulce y exquisita, lengua portuguesa a través de todos los continentes del Planeta Tierra. Que la lengua portuguesa continúe siendo no sólo un vehículo de comunicación, sino el cimiento, la base, el pilar, para luchar por una sociedad mejor, para garantizar la dignidad del ser humano, ya sea en el hemisferio norte o en el hemisferio sur, en climas fríos o cálidos, en regiones accesibles o inhóspitas, en la voz del niño o del anciano. Lengua bella y dulce, lengua unificadora, lengua intercontinental.

Irmarelis Ortiz Vásquez

Confira mais aqui

registrado em: ,
Fim do conteúdo da página